por Noelia Jimenez / 22 abril 2010

Dolor de cabeza continuo, cansancio, problemas en la vista, malestar general… Muchas veces los síntomas de una situación laboral estresante son causa de baja, como personalmente padecí.

Foto extraída de la web ZONA-FEMENINA.COM

Foto extraída de la web ZONA-FEMENINA.COM

Antes de todo, es importante que tengamos en cuenta que cualquier problema no va a derivar en una baja laboral. Este tipo de baja la reciben aquellas personas que sufren graves síntomas de estrés, los cuales son comprobados por el médico. Así que no podemos asistir a éste diciendo que tenemos un dolor de cabeza porque trabajamos mucho, la baja laboral la determina él en función de su diagnóstico.

Son varias las causas que provocan una causa laboral además del estrés, como la depresión o cualquier enfermedad. Hay que recordar que tras la baja, debemos intentar que la situación en el trabajo mejore, para no recaer. A continuación, voy a basarme en mi experiencia personal para relataros porqué el estrés en el trabajo supuso mi baja.

Una situación insostenible

Hacía tiempo que sufría dolores agudos de cabeza. Pese a tomar los medicamentos adecuados, observaba que los dolores seguían apareciendo después. No era algo puntual, sino a diario. Estar en el lugar de trabajo me generaba ganas de llorar, no tenía fuerzas para afrontarlo, ni ánimo para hacerlo. Al terminar la jornada tampoco me apetecía distraerme, solamente irme a la cama o estar en el sofá.

Yo trabajaba con el ordenador, más de ocho horas diarias y con un único descanso para comer. Mi horario era comercial y mi descanso dependía del trabajo. De ese modo, mi tiempo de relax sólo comenzaba cuando los clientes dejaban la oficina, no cuando mi horario laboral indicaba. Pese a trabajar más horas no recibía nada a cambio, ni horas libres ni mejora salarial.

3 días de baja por estrés

Tras observar que siempre me sentía cansada, con dolores permanentes de cabeza, y problemas también visuales, acudí al médico de urgencia, pues me llegué a asustar. Éste me pidió que le describiera las dolencias y cómo era mi rutina diaria y en el trabajo. La descripción era rápida: casi 6 días a la semana sólo trabajando.

Pronto el médico me diagnosticó el resultado: una situación clara de estrés que requería 3 días de baja para conseguir anular los dolores de cabeza y relajarme. A la vuelta a la oficina intenté que la situación anterior no se repitiese pese a que no disfruté del beneplácito del jefe.

Y vosotros, ¿habéis pasado por una situación similar?, ¿cuál es vuestra experiencia?

 
4052

Comentarios (No hay registros)
No existen comentarios para esta entrada

Agrega un comentario