por Anabel Ramirez / 1 febrero 2010

Todos hemos tenido etapas en las que nos han salido las cosas mejor, y periodos malos donde nos han ocurrido desgracias. El estrés emocional llega en la segunda etapa que se ha mencionado. Este tipo de estrés lo pueden padecer las personas que normalmente no tienen estrés de ningún tipo.

Foto: www.liderempresarial.com

Foto: www.liderempresarial.com

El estrés emocional es un tipo diferente con respecto a otras clases de estrés que sólo ocurre en situaciones consideradas difíciles o inmanejables. Cada persona percibe de diferente manera una misma situación. Es decir, hay personas que quizás puedan percibir el despido laboral como una situación estresante, y otras que se lo tomen como una oportunidad para encontrar algo mejor.

De esta manera, si una situación te estresa de manera emocional, es inevitable que ese malestar se traslade a tu cuerpo.

El estrés emocional puede llevar al estrés físico

El estrés físico se refiere a la reacción física del cuerpo a diversas situaciones de la vida, como por ejemplo el dolor que se siente después de una cirugía. El estrés físico a menudo se produce porque antes ha habido un estrés emocional y este último a menudo se presenta como una molestia física, por ejemplo, cólicos estomacales.

La actitud y la capacidad de control de un individuo puede influir para que una situación sea más o menos estresante. Una persona con una actitud negativa a menudo producirá más estrés de lo que haría una persona con una actitud positiva. Y la persona negativa será más propensa a padecer molestias físicas. En todo caso, es importante tener bienestar físico para superar mejor las adversidades de la vida.

Importancia del bienestar físico

Una dieta deficiente pone al cuerpo en un estado de estrés físico y debilita el sistema inmunitario. Una mala dieta implica que la persona no obtenga los nutrientes suficientes. Como resultado, la persona puede ser más susceptible a infecciones. Esta forma de estrés físico también disminuye la capacidad para hacerle frente al estrés emocional, dado que el hecho de no obtener la nutrición adecuada afecta a la forma en la que el cerebro procesa la información.

También, es importante saber que para el completo bienestar físico, además de una buena alimentación es importante practicar un poco de actividad física diaria. El deporte físico insuficiente puede provocar un estado estresante para el organismo. La actividad física tiene muchos beneficios. Un programa de actividad física regular puede ayudar a disminuir la depresión, si la hay, al igual que mejorar la sensación de bienestar.

Por otra parte, los seres humanos necesitamos alguien en quien confiar en un momento difícil. El hecho de tener poco o ningún apoyo hace que las situaciones estresantes sean aún más difíciles de manejar. Así que una persona que sepa escucharnos y consolarnos será de gran ayuda en esa situación difícil en la que se puede producir estrés emocional y físico.

La relajación en una mala racha es de gran relevancia. Las personas que no tienen intereses externos, pasatiempos o medios de relajación deben, buscar alguno para poder evadirse en esos momento malos.

 
5352

Comentarios (2 registros)

[...] estrés emocional se manifiesta de muchas maneras : ira contra los enfermos y la situación, aislamiento social [...]

 
 
¡No te ahogues en un vaso de agua! | elestres.es escribió el 18 de mayo de 2010:

[...] se acentúa por la necesidad de hacer todo a la vez, de forma que nos cargamos hasta el límite. Cuando esta actitud se lleva al extremo, se puede generar un autosabotaje, que consiste en [...]

 
 

Agrega un comentario